Barrio TCI: una mujer gritaba por auxilio y dos vecinos la salvaron de ser asesinada

Barrio TCI: una mujer gritaba por auxilio y dos vecinos la salvaron de ser asesinada

El violento intento de femicidio ocurrió en la calle Río Gallegos, a pocos metros de la esquina con Lucero en el barrio TCI.

La mujer es víctima de violencia de género desde hace muchos años y llegó a la Argentina desde Venezuela para reencontrarse con sus hijos, que habían sido apropiados por el padre.

Según relató hoy la fiscal Titanti, aproximadamente a las 12 de ayer, José Gregorio Montaño recibió una llamada telefónica desde el Juzgado de Familia N° 4 donde se le notificaba que debía respetar la orden de restricción respecto de su ex esposa o sería encarcelado por la fuerza pública.

Ese llamado respondía a una denuncia previa de la mujer, que había informado en la oficina de violencia de la zona oeste que Montaño había ido a su casa y había intimidado a la hija que tienen en común. Es decir, que no cumplía la orden de restricción. Además la había amenazado de muerte varias veces por teléfono.

Tras la llamada, Montaño fue a buscar a su ex esposa con un cuchillo entre sus ropas. La encontró cerca de la casa de ella y comenzaron a discutir. Así lo cuenta el vecino que luego sería el salvador de la mujer aún a costa de poner en riesgo su vida.

“Los vi peleando pero entré en la despensa a comprar”, dijo a la fiscalía. Pero minutos más tarde la mujer pedía a gritos ayuda, así que salió y vio que Montaño le clavaba el cuchillo en el cuello. Decidió intervenir pero no podía. “El hombre estaba enceguecido”, dijo a las autoridades.

Le tiró una bicicleta y consiguió que la soltara. Porque después de herirla en el cuello, la había tirado al piso y seguía atacándola. Allí apareció otro vecino y entre los dos consiguieron detenerlo, con el uso de una pala.

La mujer fue trasladada hasta el hospital Castro Rendón donde se recupera. No corre peligro de vida, pero para la fiscalía “Montaño tenía clara intenciones de matar” porque la mujer tiene lesiones en la cabeza, en una de sus mamas, en el brazo izquierdo y en el abdomen.

Por ello y porque ya había manifestado su intención de escapar hacia Venezuela, es que se determinó que permanezca en prisión preventiva por seis meses mientras se realiza el juicio.

La mujer llegó a Neuquén en búsqueda de sus hijos, que él había traído sin que ella fuera notificada de su salida del país. Consiguió trabajo, establecerse y luchar contra la violencia de género. Él quiere irse “porque la Justicia de este país siempre le da la razón a las mujeres”, dijo la fiscal Titanti.

Se estableció que un tiempo de investigación de cuatro meses.

Author Image
Cecilia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.